Católicos, Minimalistas y ecologistas




Como Católicos practicantes mucha gente podría decir que el minimalismo y la ecología no son muy compatibles, pero creo que es la manera en que el mundo lo ha identificado: una persona sin hijos con un par de perros, practicando yoga cada día, tomando té chai y andando en bicicleta, si hay muchos minimalistas ecologistas que son así, y tienen sus razones para perseguir ese tipo de vida  e ideales, pero en el caso de mi familia  es muy diferente: somos un feliz matrimonio desde hace 16 años con 4 hijos, nuestra meditación es el Santo Rosario y la Santa Misa, tomamos café y tenemos una camioneta, perseguimos el Cielo y nuestro ideal es la Santidad 😀. Y con todo esto aún podemos ser minimalistas-ecologistas y zero waste.

He escrito muchas entradas del minimalismo que no he publicado, pero creo que mejor haré un resumen, es un tema muy largo y me gustaría compartirlo en varias entradas, ya que es un tema que en verdad me apasiona mucho, me ha traído muchos beneficios tanto personales, familiares y para el homeschool.

La primera vez que leí del minimalismo fue en pinterest y fue porque estaba buscando como organizar mejor mi casa, la respuesta que encontré fue que no necesitaba más organización sino MENOS COSAS. A mi forma de ver mi vida desde que me case no tenía " muchas cosas" no era acumuladora ni consumista y como no somos ricos, pensaba que estábamos " bien" en el sentido de no tener "tantas posesiones", incluso pensaba que nos faltaba más espacio y más cosas. Nunca he sido una mujer que busque comprar zapatos cada mes, siempre he sido muy practica con mi manera de vestir y arreglarme desde que era joven de hecho, los excesos de joyas, pintura, peinados o ropa  llamativa nunca fue lo mio.

Así han pasado unos años desde que leí del minimalismo y lo puse en práctica, no ha sido fácil puesto que en primera mi esposo se oponía a mis ideas " revolucionarios" de tirar lo " poco que teníamos" mis hijos se resistían a tirar sus juguetes y yo tenía la firme convicción de que así lograría el orden perfecto de nuestro hogar, y en verdad así ha sido, aún no hay perfección pero si hemos vendido y donado la mitad de cosas y hay mucho más orden.

¿Pero porque como Católica con ideales mucho más altos e importantes persigo el minimalismo?

Por la simple razón de que todos los Santos lo persiguieron por llegar a la Santidad. MINIMALISMO es un abreviatura a las palabras más importantes para un Católico : sobriedad-modestia-humildad.

Así que con esta definición de lo que es el minimalismo para una madre Católica escribiré de mi aventura por esta experiencia.

1- Hacer un guardarropa minimalista




En primer lugar comencé por leer de la vida  de personas que habían dejado grandes casas llenas de muchas cosas para irse a vivir a pequeños departamentos con solo lo básico y esencial o a casas campers. La idea de vivir en una casa camper se me metió en la cabeza, pero pronto pude darme cuenta que no era nuestro camino, incluso en muchos sentidos era más complicado vivir así en México que en una casa. Pero pude darme ideas de como se vivía feliz con muy pocas cosas, en poco espacio  y muchos hijos.

Comencé con lo que tenía plena libertad, mis propias cosas y aun así mi esposo se lamentaba de que me estaba volviendo loca por tirar tal o cual abrigo, chamarra o falda de hace mil tallas y mil años. Trataba de sacar la ropa cuando él no estaba 😁 para que no se preocupara, y con cada bolsa menos en mi casa y en mi vida, sentía un gran respiro de haber sacado algo  que simplemente no utilizaba y no necesitaba.El vestirme comenzó a ser lo más rápido y práctico al no tener el closet a punto de reventar, incluso comencé con el reto de tener solo 33 prendas incluidas accesorios y zapatos, creo que si hoy contara mis posesiones de ropa tendría menos 😊.

Alguna vez llegue a platicar con amigas de que vestía minimalistamente ósea: colores neutros, combinables y lisos y que solo tenía unas cuantas  playeras de tales colores y faldas y un par de jeans, y me sorprendió que no se hubieran fijado que usaba los mismos zapatos siempre,  no me preocupa el qué dirá la gente pero pensamos que todos observan si estamos estrenando zapatos o vestido nuevo cada semana y que nos juzgan con esto si nos va bien o mal en la vida, pero en la mayoría de los casos no es así.

Con mi familia el cambio no fue tan rápido, pero el que yo profundizara con ellos comparando a los Santos y haciendolos reflexionar  si los veían con mil prendas de ropa y zapatos y estrenando cada semana, y obvio la respuesta era no, mi conclusión en esto es : menos ropa más Santidad 😊.

2- Menos utensilios en la cocina







Esto es de lo mejor que he hecho después de mi ropa, una mamá pasa muchas horas en la cocina y aveces tardamos mas en limpiar que en cocinar, pero el porqué de este tiempo es el exceso de cosas duplicadas, las mil vajillas, ollas y utensilios eléctricos que a veces ni siquiera utilizamos.
Cuando comencé con esto mi cocina era una cocina como muchas con una sandwichera, cafetera, chocomilera, maquina para hacer jugos, hornos eléctricos, docenas de cuchillos, cucharones, muchos vasos y platos,, como 6 coladeras , docenas de toppers y mil etc.
Mi cocina el día de hoy tiene lo estrictamente necesario: una licuadora, una máquina para hacer tortillas :), un molcajete, un cuchillo grande, uno mediano y tres chicos, una cuchara de madera, una pala y un cucharón, un exprimidor, una olla grande, una mediana y una chica, una vaporera, tres sartenes ( aunque creo que me quedaré con dos) , dos tablas para picar una grande y una chica, alrededor de 10 topers de distinto tamaño ( aunque aun creo que es mucho), un bowl para ensaladas, un bowl de acero inoxidable, dos moldes grandes, una coladera grande y una pequeñita, 5 cortadores de galletas, una taza medidora, olla express, 6 juegos de cubiertos, 6 tazas, 6 vasos, 6 platos, una jarra y un juego de te. Ahora que lo leo aún es demasiado o no? pero somos seis personas, mis alacenas se ven espaciosas, limpias, son fáciles de acomodar, todo se ve a primer vista, no hay excesos de trastes sucios y soy muy feliz. Con esto puedo cocinar todo y a mi me gusta cocinar así que deshacerme de cientos de utensilios no fue fácil pero ahora veo los beneficios. Nos vamos llenando de tantas cosas innecesarias, la mercadotecnia nos lo vende como necesario pero no lo es, solo nos estorba y nos volvemos esclavos de las cosas al tener que buscarles espacio, limpiarlos y mil etc.

3- Productos de limpieza personal y de la casa





Esto es de lo primero que hicimos cuando comenzamos homeschool, por eso siempre he dicho que a mi se me abrieron los ojos y me des escolarice junto con mis hijos, nos quitamos una venda cuando tomamos otro rumbo de vida como el homeschool.
Hacer el jabón de trastes, pasta de dientes, shampoo, desodorante con productos 100% naturales, es muy fácil muy ecológico y bueno para nuestra salud, vivimos a través de olores que nos afectan mucho y lo vemos en alergias y enfermedades sin pensar en que una de las razones son los químicos con los que supuestamente nos bañamos, perfumamos, y limpiamos nuestras casas, con solo buscar un poco por internet podremos ver lo perjudicial que son los miles de químicos en todos estos productos, que nuevamente nos vende la mercadotecnia y el consumismo.

Con un jabón de barra ecológico muy económico a base de aceite de coco, lavo mis trastes, mi ropa y es nuestro jabón de cuerpo, con solo aceite de coco y bicarbonato, hago nuestra pasta de dientes y nuestro desodorante, la limpieza de nuestro hogar la hacemos con bicarbonato, agua oxigenada y vinagre no usamos perfumes son muy dañinos, este es uno de tantos artículos:

El daño de las fragancias a nuestra salud 

Por nuestra salud, la de los seres vivos que Dios creo y  el cuidado de nuestros ríos y mares fue que determine no usar productos químicos, para nada en nuestro hogar.

Como siempre la mercadotecnia y el consumismo, nos fueron llevando a comprar y comprar, siendo que antes la limpieza de una casa y del cuerpo eran muy sencillas tal cual se los comparto aquí, la gente piensa que el cloro es necesario para desinfectar, siendo que no hay mejores desinfectantes que el bicarbonato, vinagre y agua oxigenada y sin dañar nuestra salud, claro que es difícil de usar cientos de marcas y olores maravillosos, pero nada de eso es necesario, al no consumir productos empezamos a ver la vida de una manera mas simple, hogareña y sobria.

Esta entrada continuara pero quiero hacer una conclusión hasta aquí.

Ser Católico, minimalista y ecologista no tienen porque estar peleados, son simples cambios, para ser más sencillos, sobrios y humildes de gran impacto no solo en nuestra salud y el cuidado del planeta sino en nuestra alma.