Diario


No es fácil hacer escuela en casa, como ya deben de saber o se están dando cuenta, nuestra jornada es como de 18 horas por día, somos : esposas, mamás,cocineras, maestras, amigas, amas de casa, y muchas cosas más, realmente no creo que haya alguien que diga: "Esta semana hice absolutamente todo lo que quería con mis hijos", siempre queda un huequito, un pendiente, o algún quehacer sin realizar, o por lo menos en nuestro hogar así es.

Me gusta poder terminar todo lo que planeo con mis hijos, por día, semana , mes y trimestre que es el máximo de tiempo que me fijo para nuestros trabajos, libros por leer, manualidades, etc, este consejo lo leí en un libro de Karen Andreola, muy recomendable por cierto ,que me prestó mi amiga Karilú.

Siempre le pido a Dios que me guié , que me ilumine, que me de las fuerzas, el ánimo, la paz, la salud, la constancia,  y por supuesto que se haga su voluntad y no la mía.
Pero a pesar de todos mis esfuerzos, siempre hay pendientes, no se si me exijo demasiado , si debo ser más tenaz, más rápida o más organizada, pero sin importar cuanto haya podido hacer o no de nuestro plan de estudios, se que no quedo en mi, Dios sabe que todo lo que soy, con los pocos o muchos talentos que me haya dado , trato de multiplicarlos por un millón y al fin y al cabo soy una mamá educadora del hogar en pañales, se que todo irá mejorando con el tiempo, ya lo he visto en estos casi dos años.

Una amiga con muchos más años que yo haciendo escuela en casa me dijo esto: -cuando no alcanzamos a hacer algún pendiente de ese día simplemente lo hacemos al otro día- que simple se oye, pero estamos tan acostumbrados cuando acabamos de sacar a nuestros hijos de la escuela a que hay un plazo de tiempo para todo que queremos exigirnos como si nuestros hijos fueran a presentar exámenes semestrales en una escuela bilingüe la siguiente semana y la realidad es que no es así.

La principal razón de hacer homeschool con mis hijos es Dios, saborear y enseñar todos los días con paz, con calma y alegría la palabra de Dios a mis hijos me llena de tanta dicha, que con esta parte podría llenar todo nuestro día.

La segunda razón es porque quiero una mejor educación para nuestros hijos académicamente , quiero que mis hijos descubran su vocación desde pequeños, que gocen estudiar, que se alegren todos los días al entrar a nuestro salón y que con ansia esperan empezar una nueva lección, aprender algo nuevo, crear algo, leer un nuevo libro, descubrir, que amen estudiar, porque no muchas personas en su época colegial lo hacen  en realidad, tal vez una o dos materias, pero de las demás cuántas cosas recordamos, cuántas ponemos en práctica en nuestra vida diaria.

No quiero que mis hijos, estudien para un examen solo por pasar, y que al mes ya no recuerden nada de lo aprendido, no quiero que terminen enfadados de la historia, o las matemáticas , ni que entreguen un trabajo de ciencias mal hecho y por cumplir en la escuela.

La tercer razón por la que hago escuela en casa es porque cuando mi hija mayor comenzó la primaria y llegaba a casa diciendo  lo que le había platicado la maestra de la creación del mundo, de la evolución de las especies etc, y me decía que porque yo le enseñaba una cosa y en la escuela otra y aunque yo le decía el porqué de esto sentí que iba a crecer y cuanto tiempo más iba a creer en lo que yo le decía , cuánto iban a influir los maestros y los compañeros más que su papá y yo en su vida y en las de mis 3 hijos mas, yo no quería esto .

La cuarta razón es porque somos una familia que no es promedio, que no entra en los estándares del mundo, con 4 hijos o mas, el mundo nos hace pensar que no es fácil, que no es posible, que fue un error, y porque debía de conformarme con esto :

"No poderle hablar a mis hijos del amor Dios a todas horas y en cada oportunidad en el día, que no tuvieran una formación académica de verdadera calidad, temer que los esfuerzos por hacer de nuestros hijos hombres y mujeres llenos de fe, de valores y de virtudes fueran a caerse por maestros o compañeros, o que la vida que estaba viviendo de horarios matutinos con 4 pequeños, juntas, festivales, reuniones, salidas , pagos de colegiaturas y demás cosas derivadas de las escuelas me dijera: que ya con 4 hijos era una locura, que pensar en tener más era inmaduro , ignorante y egoísta"
Todo esto detonó una alarma dentro de mi.

Cuando Dios puso en mi corazón la idea de homeschool , después de haber estado encerraditos en casa, en paz, disfrutando de tanta calma y la compañía de mis pequeños todo el día, gozando en la presencia y en el amor de Dios ,gracias a la pandemia de la influencia :), todas las preocupaciones se desvanecieron , comenzó un nuevo mundo para mi familia y un gozo por vivir y por hacer tantas cosas a futuro mucho más grande que antes, nuestra vida era hermosa, pero se convirtió en un CIELO EN CASA, en verdad así fue.

2 comentarios:

Silvia dijo...

Hola Karla, yo también me alegro tanto de que mis hijas no tengan que oir la indoctrinación evolucionista, y de que en casa podamos estudiar las Escrituras y estar un poco más protegidos de las malas influencias, sin estar en una burbuja, porque estamos en este mundo, claro.
Qué bonito lo que escribió tu padre en el otro post.
Änimos y poco a poco.

Karla Dariella dijo...

Hola Silvia! me encanta tu blog: Charlotte Mason en Español! sabes yo quize hacer por completo este sistema con mis hijos , con los mayores me acople genial! pero a las peques no las pude integrar muy bien , nos quedamos con algunas cosas, como las lecciones cortas, el diario de la naturaleza y la narracion,pero los libors de Charlotte es de lo mejor que he leido, gracias por tus comentarios.